Colaboraciones























José Gervasio Artigas
Protector de los Pueblos Libres

 
 

                                                                                          Por José Ignacio Bozzo

El caudillo y la  independencia.
Puede pensarse que el padre de la vecina República Oriental del Uruguay tuvo un rol protagónico en la historia de una región que durante los cerca de trescientos años de dominio español poseía una unidad regional que no conocía los actuales límites políticos que la separan. José Gervasio Artigas Arnal nació el 19 de junio de 1764 en San Felipe de Montevideo, joven ciudad y pujante puerto fundado a inicios del siglo XVIII en la margen oriental del Río de la Plata, cuyos primeros pobladores fueron, principalmente, colonos provenientes de las Islas Canarias y de la vecina margen occidental  Buenos Aires.
Las características geográficas de la Banda Oriental no son muy diferentes a las de sus vecinas occidentales, amplias llanuras propicias para el dominio de los emprendimientos ganaderos. La familia Artigas era propietaria de extensas tierras donde el joven José, luego de estudiar hasta los 14 años con los padres franciscanos en Montevideo, se dedicó a acopiar cueros que comercializaba en la frontera con Brasil, durante aquellos tiempos la perla de la corona de imperio de Portugal. Como correspondía a un hijo destacado de la sociedad, comenzó a prestar servicios al rey de España. Como conocedor de la región en 1797 se enroló en el cuerpo de Blandengues, cuya tarea era la de defender las fronteras de los dominios españoles, que en el caso de la Banda Oriental era evidente la tensión existente en la región con el imperio Portugués. Al igual que muchos de los protagonistas de la primera mitad del siglo XIX, participó también en la defensa de la región rioplatense durante las invasiones inglesas de 1806, prestando servicios bajo el mando de Juan Martín de Pueyrredón.
Su posición respecto a los sucesos de Mayo de 1810 fue favorable a la posición de la conformación de una Junta con representantes de las provincias del interior, tanto es así, que se opuso al nombramiento de Javier Elío como virrey, renunciando a su cargo en el cuerpo de blandengues y ofreciendo sus servicios al gobierno de la Junta Grande de Buenos Aires, acción donde sus esfuerzos se concentraron en extender la revolución en la Banda Oriental. Al cruzar el río, el 18 de mayo venció a las tropas realistas en la Batalla de las Piedras, el primer combate en que vencieron los americanos. Tras esta acción inició el sitio a Montevideo donde fue proclamado por sus partidarios como Primer Jefe de los Orientales.
Cuando Buenos Aires firmó un armisticio con el virrey provisional Javier Elío, las topas porteñas se vieron obligadas a abandonar el territorio oriental, levantando el sitio de Montevideo. Artigas fue designado por el poder porteño como Teniente Gobernador del departamento de Yapeyú. Disconforme con los puntos del armisticio, Artigas asumió el cargo, pero se llevó consigo a sus seguidores. Este acto es conocido como el Éxodo Oriental, consistente en la movilización de 16.000 personas con sus bienes y ganados a su campamento situado en la margen occidental del río Uruguay. Cuando se quiebra la tregua pactada con el virrey provisional Elío, el gobierno de Buenos Aires volvió a sitiar Montevideo, pero Artigas no participó en este nuevo evento, sino hasta la caída del  triunviro Sarratea, del cual tomó distancia política en vista de la política centralista porteña.

 

La lucha Federal
En 1813 la experiencia revolucionaria de Buenos Aires condensaba su poder en la Asamblea del año XIII, cuya intención era la de conformar un Congreso Constituyente que lograra unificar a las provincias bajo la tutela de Buenos Aires y proclamar la independencia del Rey de España de las  Provincias Unidas del Río de la Plata. Mientras tanto, en su campamento de Misiones, Artigas formuló la alternativa que debían presentar los diputados orientales ante la asamblea y que lo remarcó como pionero del ideal federal. En su planteo reclamaba la necesidad de que las provincias declaren su independencia del rey de España, que luego llevó a cabo la Liga de los Pueblos Libres. Se percibía el ideario federal en los planteos de crear igualdad entre las provincias mediante pactos recíprocos, como así también organizar los poderes republicanos. Además el gobierno federal debería proteger a las provincias y como única acción central solamente debería atender los negocios del estado federal. Y por supuesto, todo este planteo confederal funcionaría solamente si se ubicaba al gobierno federal fuera de la ciudad de Buenos Aires. La respuesta de la Asamblea, como lógica expresión de los intereses centralistas de Buenos Aires,  fue la de desconocer a los diputados enviados por el caudillo oriental.
 En 1815 se reunió en Concepción del Uruguay el Congreso de Oriente, cuyos ideales de federalismo se resumen en la conformación de la Unión de los Pueblos Libres, cuyo mando y dirección recayó en Artigas ostentando el título de Protector de Los Pueblos Libres. La asamblea estuvo compuesta por los gobernadores de la Provincia Oriental, Córdoba, Entre Ríos, Misiones y Santa Fe, quienes se declararon independientes del dominio del rey de España, como así también de cualquier nación extranjera antes de que lo concrete el Congreso de las Provincias Unidas reunido en Tucumán en 1816. La amenaza de cualquier potencia extranjera era evidente en el dominio británico del océano, pero sobre todo la mayor amenaza fueron las tropas imperiales portuguesas, que desde varios años  estaban prestas a avanzar por sobre la frontera de la Banda Oriental, hecho que ocurrió finalmente en 1816. La Unión de los Pueblos ansiaba que se le incorporen el resto de las provincias, a tal punto que prácticamente estuvieron por integrarse La Rioja y Santiago del Estero, pero la evidente lucha que ya existía entre centralistas y federales lo impidió.  Pese a eso, la liga adoptó como estandarte la bandera que Belgrano creó en 1813 para sus campañas, pero para diferenciarse de la política centralista porteña se le añadió una franja entrecruzada de color punzó, símbolo que representara al federalismo hasta concretada la organización nacional. La bandera Artiguista y algunas de sus variantes representan en nuestros días la identidad de las provincias del litoral.

 

Invasión Portuguesa a la Banda Oriental
Declarada la independencia de las Provincias Unidas en 1816 y con la indiferencia política del directorio porteño, las tropas lusitanas invadieron la Provincia Oriental. La defensa de la provincia recayó en el caudillo oriental. Pero el gobierno centralista porteño hizo la vista gorda ante la situación y el 20 de enero de 1817, el ejército realista portugués fue recibido favorablemente por los notables de la ciudad de Montevideo. A partir de este momento, la Provincia Oriental se convirtió en la “Provincia Cisplatina” integrándose al Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarve.
Ante la superioridad numérica y armamentística de las fuerzas lusitanas, el ejército de Artigas debió imponer la lucha contra el invasor en el escenario rural. Pasados tres años de combates algunos de sus antiguos aliados y subordinados comenzaron a traicionarlo. Tuvo que declararle la guerra a los unitarios que cedieron  la banda oriental a su suerte tras la invasión portuguesa. Artigas, derrotado en 1820 en batalla de Tacuarembó se vio obligado a  abandonar la Banda Oriental, a la cual jamás volvería con vida. Mientras tanto, en la margen occidental del Río de la Plata los gobernadores de Liga Federal vencieron en la batalla de Cepeda a las tropas porteñas, poniendo en jaque a la vida política del directorio y obligando a Buenos Aires a convertirse en provincia. Sin embrago, poco tiempo después, los gobernadores de la Liga llegaron a un acuerdo con el nuevo gobernador porteño, Manuel de Sarratea. Este convenio, conocido como tratado del Pilar, donde se reconocía al federalismo como forma política por los gobernadores de la Liga, excluía a Artigas de las negociaciones.  Luego de la derrota de Tacuarembó, Artigas se instaló en Entre Ríos, lugar poco propicio para la convivencia de dos caudillos federales. Las tensiones entre Artigas y Ramírez se expresaron en el campo de batalla, del cual Artigas progresivamente se veía huyendo hacia el norte, asediado por las ropas de Ramírez que ahora contaba con el apoyo porteño.

 

El exilio en Paraguay

Dejando atrás todos sus bienes, su causa y su familia, José Gervasio Artigas se instaló en Paraguay, que desde 1812 había comenzado su vida independiente.  Fue recibido por Gaspar Rodríguez de Francia y alojado en la Villa de San Isidro Labrador Curuguaty, donde se dedicó a labores agrícolas y formar una nueva familia arraigada en el Paraguay. Mientras tanto, en el sur se desarrollaba la guerra entre el Río de la Plata y el ahora Imperio del Brasil, sin embargo, Artigas no recibía ningún tipo de correspondencias sobre los sucesos. La expedición de los Treinta y Tres Orientales, en conjunto con las discusiones diplomáticas rioplatenses y británicas derivaron a que en 1828 naciera la República Oriental del Uruguay, decisión en la cual el caudillo oriental no tuvo ningún tipo de participación. Artigas falleció en Asunción  un 23 de septiembre de 1850, luego de  treinta años de exilio. Sus restos fueron expatriados en 1856, descansando actualmente en el mausoleo erigido en su honor, como constructor de la nacionalidad oriental, en la Plaza Independencia de Montevideo.

Cronología

  • 1764. Nace el 19 de septiembre en Montevideo. Fue bautizado en su ciudad natal con los nombres de José Gervasio Artigas Arnal.
  • 1797. Ingresa al cuerpo de blandengues para custodiar las fronteras contra los portugueses.
  • 1806. Participa en la defensa contra los ingleses.
  • 1810. El 25 de Mayo en la capital virreinal se conforman una junta  provisional de gobierno que se declara soberana ante las ciudades del interior. Montevideo se perfila como centro opositor.
  • 1811 Arriba a Montevideo, capital alternativa del virreinato, el designado virrey Elío. En febrero, Artigas deserta de los blandengues, ofrece sus servicios a Buenos Aires. Proclama de Mercedes. Batalla de Las Piedras. Inicio del sitio de Montevideo.
  •  1812 Éxodo Oriental.
  • 1813. Envía diputados e instrucciones a la Asamblea de Buenos Aires.
  • 1814. Abandona el sitio de Montevideo. Organiza la Liga de los Pueblos Libres.
  • 1815 Batalla de Guayabos. Recupera la ciudad de Montevideo de manos del poder unitario. Se reúne en Entre Ríos el Congreso de los Pueblos Libres.
  • 1816. El Congreso reunido en Tucumán declara la Independencia de las Provincias las Provincias Unidas.
  • 1817. Portugal ocupa Montevideo. Frente a la indiferencia porteña, Artigas declara la guerra a Buenos Aires.
  • 1820. Artigas es derrotado en la Tacuarembó. Se exilia en Paraguay.
  • 1828. Nace el actual Uruguay. Independiente de España, las Provincias Unidas y del Imperio del Brasil.
  • 1850. Muere el 23 de septiembre en la ciudad de Asunción.

 

                                                                                                          

         
Asociación de Amigos del Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires "Dr. Ricardo Levene"
Calle 49 Nº 588 piso 2º - CP 1900 La Plata - Buenos Aires - Argentina
TE (54) - (221) 4824925 int. 103 / e-mail: amigoslevene@argentina.com