Colaboraciones























Francisco Ramírez.
El Supremo entrerriano

 
 

                                                                                          Por José Ignacio Bozzo

 

La utilización del término república durante el siglo XVIII implicaba referirse al derecho que correspondían a los distintos cuerpos sociales que conformaron la sociedad colonial. El término que conocemos como “cosa pública” significaba para los contemporáneos previos a la independencia que existía un mundo de autogobierno y derecho para los españoles, y otro mundo para los originarios y esclavos. Ser un sujeto de distinta condición social diferente a la española era ser sujeto de otra “República”.
Al emanciparse el Río de la Plata del dominio de la corona española, las ciudades del interior se desvincularon de las capitales de las intendencias, conformando nuevas provincias que escogieron como forma de gobierno el sistema “republicano” que se originó con la revolución francesa. Una nueva concepción de república, que a partir del siglo XIX comenzó a significar “representatividad”. Entre estos mundos políticos vivió Francisco Ramírez, el supremo entrerriano. Nació en Concepción del Uruguay el 13 de marzo de 1786, hijo de un comerciante de Asunción y de Tadea Florentina Jordán, sobrina del virrey Vértiz y, por ende, medio hermano de Ricardo López Jordán (padre). Desde muy joven se integró al cuerpo de las milicias de Concepción del Uruguay  que custodiaban la frontera entrerriana, y que en 1811 brindaron apoyo al ejército expedicionario porteño. Posteriormente, Ramírez se unió al ejército artiguista que combatió a los realistas de la Banda Oriental, como así también participó de la defensa de la Provincia Oriental contra la incursión portuguesa y junto a Estanislao López en la toma de la provincia de Santa Fe.

El surgimiento del caudillo
Santiago Hereñú, importante hacendado de Entre Ríos, era el delegado de Artigas en la margen occidental del Uruguay. Sin embargo pactó con Pueyrredón la adhesión de la provincia litoraleña al Directorio. En 1817 Ramírez enfrentó y derrotó a Hereñú, comenzando a generarse el camino que le permitió controlar a la provincia entrerriana. Sin embargo, la guerra no era solamente interna, sino también contra un enemigo extranjero, en 1818 el ejército realista portugués invadió la provincia de Entre Ríos y ese mismo año Ramírez se encargó de extender su hegemonía por el litoral, derrocando al gobernador correntino enviado por el directorio o acudiendo en auxilio de López en Santa Fe. Con motivo de la Constitución Unitaria de 1819 dirigió la ofensiva contra Buenos Aires que además cuestionaba el rol que adoptó Buenos Aires en la defensa de la Banda Oriental frente al avance realista portugués.
Las tropas directoriales que dirigía Rondeau se asentaron en la frontera de Santa Fe, a la espera del apoyo del ejército del Norte que se sublevó en protesta ante la posibilidad de la lucha interna. Sin embargo, Rondeau entró en la provincia santafesina con las tropas disponibles en Buenos Aires. El gobernador López lo esperaba con tropas locales y al mando y dirigencia del caudillo entrerriano. Este hecho es la conocida batalla de cepeda, que concluyó con la derrota de la fuerza del centralismo porteño y que posteriormente, con las tropas de los caudillos federales en campaña por el territorio porteño, concluyó  con la creación de la provincia de Buenos Aires mediante la firma del Tratado del Pilar.
Mientras tanto, en la otra banda del río Uruguay su jefe José Artigas fue vencido por los portugueses. Esto implicó que el caudillo oriental se refugie en Entre Ríos. Pero como he comentado en otro artículo, la provincia litoraleña no podía resumir el poder del liderazgo de ambos caudillos. Ramírez se enfrentó a Artigas en sucesivos combates domésticos, persiguiendo al caudillo oriental a lo largo del río Paraná, donde tras resistirse en territorio misionero se vio obligado a exiliarse en el  estado independiente de Paraguay, lejos de los problemas internos de unidad de las provincias que componían la Liga Federal con las Provincias Unidas.      

La República de Entre Ríos.
  Con Artigas en el exilio, Ramírez se convirtió en eje político y bandera del federalismo litoraleño. El 29 de septiembre de 1820 el caudillo entrerriano expidió en Corrientes un Reglamento Constitucional para las tres provincias cuyas costas están bañadas por los ríos Paraná y Uruguay. Así, el Reglamento que constaba de dieciséis artículos que regulaban la administración pública, económica, militar y política  se aplicaba para las provincias de Corrientes, Entre Ríos y Misiones, constituyéndolas bajo la forma de una República.
 Mientras en este mismo tiempo se discutía si la América libre debía adoptar como forma de gobierno a la monarquía, como demostraban la experiencia Novohispana (que poco tiempo después lo conocimos como Estados Unidos de México) o la del imperio de Brasil (mucho más tarde fue la República Federativa o también Estados Unidos del Brasil), en el litoral se adoptó la forma republicana que no era muy representativa, pues Ramírez ostentaba el título de Jefe Supremo. Sin embargo, en la letra del Reglamento Constitucional se remarcaba la división y funciones de los poderes republicanos. La República de Entre Ríos no pretendía separarse de las Provincias Unidas, pues nunca se integró. Recordemos que las Provincias de la Liga Federal, en la cual estaba Entre Ríos, no participaron del Congreso celebrado en Tucumán y a la vez, los gobernadores de la Liga ya se habían declarado independientes de todo poder extranjero. Lo que si planteaba la República de Entre Ríos era la reintegración en conjunto de las antiguas ciudades del virreinato a una nueva unidad territorial, en la cual cada provincia sea autónoma respecto del poder central federal, y donde el poder de Buenos Aires se vea en su mínima expresión. Y de hecho, esa fue la lucha política de los tres caudillos federales del litoral, reducir por la fuerza al poder económico de Buenos Aires. También debe remarcase que con posterioridad a Cepeda, no solamente nació la República de Entre Ríos. El historiador Gabriel Di Meglio comenta que existieron proyectos de construcciones políticas que abarcaron a más de una provincia y apelaron al término en su acepción de Estado: fue el caso de la efímera “república de Tucumán” (que incluía a esa provincia, Catamarca y Santiago del Estero). Luego de la caída de la República de Entre Ríos en 1821 se mantuvieron trece provincias autónomas, de las cuales todas adoptaron el sistema representativo republicano de gobierno.
Las alianzas con el caudillo cordobés Bustos y con Estanislao López de Santa Fe, comenzaron a resquebrajar los intereses políticos de Ramírez y comenzaron a esbozar el ocaso del supremo entrerriano, cuyo poder terminaría con su muerte. Tanto Bustos como López aceptaron la tregua con Buenos Aires con la firma del tratado de Benegas, acción que dejó solitario a  Ramírez quien continuaba interesado en reconquistar la Provincia Oriental que, bajo la aprobación de la elite montevideana, componía la provincia Cisplatina del imperio portugués.
Las diferencias con López lo condujeron a liderar una guerra contra los caudillos que firmaron el pacto de Benegas. Su principal enemigo fue, claro está, su antiguo aliado Estanislao López. Cruzando el Paraná, se enfrentó contra Gregorio de la Madrid, gobernante tucumano que aliado a Buenos Aires se presentaba al combate en defensa de López. Mientras tanto, la flota porteña vencía a las milicias entrerrianas, cortando toda comunicación con Santa Fe. Aprovechando la debilidad numérica de las tropas de Rodríguez, Gregorio de La Madrid intentó atacarlo en las proximidades de la localidad santafesina de Coronda, acción que lo colocó, posteriormente, frente a las tropas de López que le cortaban su paso a Córdoba.  Acorralado, Ramírez y su tropa se vieron obligados a huir, pero en el camino se encontró con José Miguel Carrera y su tropa que intentaban cruzar a Chile. Carrera posteriormente fue tomado prisionero y fusilado por orden de Godoy Cruz.
 Tanto Carrera como Ramírez pactan y deciden atacar a Bustos, perdiendo la batalla y replegándose. Las tropas de López perseguirían a Ramírez hasta Chañar viejo, en donde el caudillo entrerriano fue vencido. Sin embargo, Ramírez logró escapar, pero al enterarse de que su amante La Delfina estaba en cautiverio, intentó rescatarla. Ese fue el final de Ramírez. Como en una historia de caballero andante muere de un balazo en el intento de rescate. La cabeza de Ramírez fue separada de su cuerpo y enviada a López, quien tras recibirla la mandó a embalsamar y a exhibir en la puerta del cabildo de Santa Fe.
Sin embargo, la muerte de Ramírez no impidió que su provincia, Entre Ríos, sea la gran protagonista del ideal federal antiporteño, y la ciudad que lo vio nacer fuese capital de la Confederación Argentina. Pero al morir Ramírez asumió el gobierno su medio hermano López Jordán, cuyo cargo perdió luego de que Mansilla tomara el gobierno por la fuerza. Este hecho provocó la disolución de la República de Entre Ríos y en la alianza con la política de Estanislao López. Mientras tanto, el reloj de la historia continuaba su curso, y la última idea de Ramírez, la de reincorporar a la Banda Oriental resultó disuelta con la guerra contra el Imperio de Brasil en 1825 y la posterior independencia de la República Oriental del Uruguay.


 

Cronología

  • 1786. Nace en Concepción del Uruguay.
  • 1811. Participa de las luchas de la independencia, se une al ejército artiguista.
  • 1817. Combate contra Hereñú, que intentaba anexar a Entre Ríos a los intereses del directorio.
  • 1818. Defiende a Entre Ríos de los portugueses. En el mismo año combate contra los avances porteños de Monte de Oca y Balcarce.
  • 1819. El centralismo porteño redacta una constitución centralista que es rechazada por las provincias. Pueyrredón renuncia al directorio, reemplazado por Rondeau. Se agrava el conflicto con el litoral.
  • 1820. Ramírez dirige junto con López las tropas que se enfrentarán contra el directorio en Cepeda. Tras esta batalla se firma el tratado del Pilar. En junio derrota a Artigas, obligándolo a exiliarse en Paraguay. En septiembre redacta el Reglamento Constitucional, base de la República de Entre Ríos. En noviembre, su antiguo aliado López firma el tratado de Benegas.
  • 1821. Intenta recuperar su hegemonía en el Litorial. Intenta movilizar las tropas para reconquistar la Banda Oriental. Sin embargo, las diferencias con López lo obligan a luchar contra su ex aliado. Derrotado por las tropas del caudillo santafesino muere de un balazo a los 35 años mientras intentaba rescatar a su amante. La cabeza de Ramírez fue enviada a López y exhibida en Santa Fe.

 

                                                                                                          

         
Asociación de Amigos del Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires "Dr. Ricardo Levene"
Calle 49 Nº 588 piso 2º - CP 1900 La Plata - Buenos Aires - Argentina
TE (54) - (221) 4824925 int. 103 / e-mail: amigoslevene@argentina.com