Colaboraciones























Estanislao López
El Patriarca de la Federación

 
 

                                                                                          Por José Ignacio Bozzo

 

Primeros años
La ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz, cuna de la constitución, se sitúa en la margen occidental del Paraná desde mediados del siglo XVII. La ciudad ribereña, que fue trasplantada de su asentamiento original, se desarrolló sin grandes éxitos como un pequeño puerto intermedio en la ruta entre Asunción y Buenos Aires, como así también zona criadora de ganado y de mulas para la demanda minera del Potosí.
En este contexto nació Estanislao López un 26 de noviembre de 1786. Hijo extramatrimonial del oficial de milicias Juan Manuel Roldán, fue bautizado con el apellido materno. Poco y nada se sabe de su infancia, exceptuando que desarrolló sus  estudios de primeras letras en el colegio que dirigieron los padres franciscanos en su ciudad natal.  Posteriormente, a los quince años se enroló en la milicia que dirigió su padre en la guerra en la frontera contra los indios del Chaco. En 1811, encontramos a Estanislao López bajo las órdenes de Belgrano en el ejército expedicionario del Paraguay, donde fue tomado prisionero en la batalla de Tacuarí. Mientras lo trasladaban como reo a Montevideo, logró fugarse de su cautiverio y se unió a las tropas que sitiaron la ciudad y puerto oriental. A su retorno a Santa Fe, lucha contra los caudillos entrerrianos en la batalla del Espinillo, donde caerá nuevamente prisionero. Allí conoció a Artigas, adoptando la causa y credo federal.  

Caudillo, Revolución de Mayo y constitución
La provincia de Santa Fe conquista su autonomía de la antigua intendencia  Buenos Aires tras el enfrentamiento en el que Mariano Vera, comandante de las fuerzas santafesinas, doblegan al ejército porteño dirigido por Juan José Viamonte. Por su participación, López consigue el grado de capitán de las milicias en la frontera. En 1818 Mariano Vera, que por aquel entonces ocupaba el gobierno fue depuesto del mando provincial por sus aliados, situación que creó una acefalia en el estado santafesino. Por tanto, el 23 de Julio de 1818 López entró con sus fuerzas en la ciudad, tomando la dirigencia facto de la provincia. El cabildo santafesino lo ratificará. Mientras tanto, al llegar la noticia al directorio, los intereses porteños comienzan a organizar una invasión desde Córdoba y Buenos Aires, al mando de Bustos y Balcarce respectivamente. Vencidos estos jefes unitarios, encomienda a Viamonte la tarea de enfrentarse al caudillo santafesino. Al mismo tiempo, el Director Pueyrredón había solicitado a San Martín que se presente a combatir a López. El general de los Granaderos le envía una carta a López solicitándole que considere su accionar, que se está en peligro de sacrificar la causa americana por un conflicto interno. Luego de esta misiva, López consideró conveniente firmar el armisticio con el directorio, estableciendo una tregua que no solucionó el conflicto, pero que le otorgó a López el tiempo necesario de sancionar la constitución de Santa Fe, la primera Ley fundamental de una de las provincias de un país que tardará mucho más tiempo.
¿Qué significaba una constitución en los primeros años del siglo XIX? Según la historiadora Noemí Goldman las primeras consideraciones sobre una constitución para la región y las provincias que componían el antiguo virreinato del Río de la Plata comienzan al mismo momento de producirse la ruptura con la monarquía española. Mariano Moreno escribía por los días de diciembre de 1810 en la Gazeta de Buenos Ayres propiciando por una soberanía “indivisible e inalienable”. Anticipándose a los acontecimientos que vendrían en los años posteriores, el discurso de Moreno en el debate era superar las discusiones sobre la forma de gobierno, para consolidar la constitución y la forma de gobierno. Introduce en el debate la figura del “contrato social”, planteada por Jean Jaques Rousseau, para fundar un nuevo pacto que fijase las condiciones más convenientes a los mismos, y este acto, afirma Moreno, se denomina: “constitución del Estado”.
Continuando con la lectura de Goldman,  en la misma gazeta junto a los discursos de Moreno, se publicaron dos artículos que trataban de la constitución basándose en una concepción diferente de la soberanía y de las obligaciones sociales. “La soberanía –escriió “Un Ciudadano”- reside originariamente en los pueblos”, las provincias son “personajes morales” y “(…) nuestros ciudadanos, y cada individuo en particular, se encuentra bajo de este  respecto atados con una doble obligación. La una viene inmediatamente de la naturaleza, la otra resulta de nuestro pacto social (Gaceta, 29/XI/1810, I, 406-407). La nueva constitución vendría a ser, en opinión del redactor, una “verdadera constitución”, en la medida que se establecía una continuidad entre el nuevo derecho de ciudadanía y “los fueros inseparables de los pueblos”. Estas concepciones  opuestas de la soberanía, -afirma el historiador Chiaramonte-una indivisible y la otra plural, considerando a la segunda en base al principio del consentimiento del derecho natural y de gentes- como fundamento de la nueva constitución, sustentaron dos tendencias hacia la organización del Estado, una centralista, luego unitaria; la otra confederativa, también llamada “federal”.

El litoral como expresión del pensamiento Federal
Luego de los sucesos de Mayo de 1810, y los del Congreso de Tucumán que declaró la Independencia de las Provincias Unidas el 9 de julio de 1816, las ciudades del interior se organizaban en estados provinciales que adoptaron el nombre de sus capitales. Mientras tanto, desde 1813 Buenos Aires continuaba con su estatus de gobernación intendencia, una institución que tiene su origen en el reformismo borbónico, pero que desde 1810 controló el cabildo de la ciudad. Bajo este sistema de gobierno que representaba al centralismo, los notables porteños intentaban imponer su sistema unitario al resto de las provincias, expresado en el proyecto de constitución de la Asamblea del año XIII y la negativa de las Provincias del Interior a la Constitución de 1819.
En los primeros días de febrero de 1820 y por  mandato de Artigas, jefe y estratega de la Liga Federal, el gobernador santafesino López en conjunto con el entonces lugarteniente entrerriano Francisco Rodríguez, recibieron la orden de atacar al Directorio de Buenos Aires que en esos días estaba al cargo de Rondeau. El conflicto se resolvió con la batalla librada en Cepeda, donde el Directorio fue vencido por las tropas federales. Casi cuarenta años después, en 1859, las fuerzas de Urquiza vencerán en el mismo sitio a las tropas porteñas dirigidas por Mitre. Pero el hecho fundamental del la batalla librada el 1 de febrero de 1820, fue que dejó a Buenos Aires sin Congreso y el Directorio se vio disuelto. Tras estos sucesos se conformó la Provincia de Buenos Aires, y con el tratado firmado en los posteriores días en Pilar la ciudad de Buenos Aires no tuvo más opción que convertirse en igualdad de condiciones que el resto de las provincias del interior, reconociendo al sistema federal e inaugurando una nueva tregua en el conflictivo camino de la organización nacional.
La victoria en Cepeda no solamente creó a la Provincia de Buenos Aires, sino que creó un nuevo grupo y facción política. Los viejos miembros y simpatizantes del directorio ahora eran conocidos como Unitarios, que desconocieron lo pactado en Pilar. López invadió nuevamente Buenos Aires venciendo a Miguel Soler, por entonces gobernador porteño en la batalla de Cañada de La Cruz. La paz volvería a firmarse en noviembre de 1820, con el tratado firmado en la estancia del hacendado Benegas. Estanislao López logró obtener  una indemnización por las invasiones sufridas por Santa Fe, consistente en veinticinco mil cabezas de ganado que el estanciero porteño Juan Manuel de Rosas se encargaría de saldar.
La paz estuvo presente en Santa Fe mientras dirigió la campaña de las Misiones Orientales en la guerra contra el Imperio de Brasil, pero tras la paz firmada por Rivadavia, se reunió en Santa Fe la Convención Nacional de Representantes, que lo designó como jefe del ejército federal y colocó a Dorrego como gobernador de Buenos Aires. En 1828 Lavalle ejecuta a Dorrego, como respuesta López y Rosas se aliaron venciéndolo en Puente de Márquez, alianza que se consolidó en 1831 tras la firma del Pacto Federal y las victorias en Córdoba contra José María Paz, líder de la Liga Unitaria.
Pude pensarse que los sucesos descritos pudieron haberle creado a López la oportunidad para convocar a una convención constituyente; pero la influencia y poder de las fuerzas federales del interior se expresaba en la oposición que manifestó el caudillo riojano Quiroga, como también la defensa de los intereses porteños expresada en Juan Manuel de Rosas. Posiciones regionales que postergaron la oportunidad, cambiando los tiempos históricos y colocando a la figura de Estanislao López bajo la hegemonía del caudillo porteño. 
Sin embargo, pese a que las batallas por la organización nacional se calmaron durante este período, López continuó incurriendo contra los originarios de Santa Fe. Pasó a ser referente de los federales que se oponían a la figura de Rosas, y aunque probablemente no le faltasen recursos para enfrentarse al Restaurador, decidió continuar bajo la hegemonía rosista. La muerte lo encontrará en su ciudad natal el 15 de junio de 1838. El acontecer posterior reconoció en él su rol político reconociendo los pactos preexistentes y a su ciudad natal como cuna de la Constitución Nacional.


Cronología:

  • 1786. Nace en la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz
  • 1811. Combate en la campaña del Paraguay bajo las órdenes de Manuel  Belgrano. Comienza su relación con Artigas.
  • 1816. Con el cargo de teniente, es designado jefe del primer escuadrón de Blandengues de Santa Fe. Asciende al grado de Capitán, custodiando la frontera norte.
  • 1818. Entra con sus tropas en la ciudad de Santa Fe. Es designado y ratificado como gobernador de la provincia de Santa Fe.
  • 1820. Participa en la batalla de Cepeda, acontecida el primero de febrero cuya consecuencia fue la creación de la Provincia de Buenos Aires. Firma el tratado del Pilar, base del federalismo. El 24 de noviembre firma el tratado de Benegas, con el cual consigue una nueva paz, además de 25000 cabezas de ganado.
  • 1824. Se reúne en Santa Fe la comisión de Representantes, que designa a López como jefe del ejército Federal.
  • 1828. Aliado a Juan Manuel de Rosas, vencen a Lavalle en la batalla de Puente de Márquez.
  • 1830/31. Para contraponer al poder unitario representada en la Liga Unitaria dirigida por José María Paz; los líderes federales firman el 4 de Enero de 1831 el pacto federal; base de las relaciones interprovinciales y antecedente de la Constitución Argentina.
  • Fallece el 15 de junio de 1838 en la ciudad de Santa Fé, capital de la provincia homónima.       

                                                                                                          

         
Asociación de Amigos del Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires "Dr. Ricardo Levene"
Calle 49 Nº 588 piso 2º - CP 1900 La Plata - Buenos Aires - Argentina
TE (54) - (221) 4824925 int. 103 / e-mail: amigoslevene@argentina.com