Colaboraciones























Ser indio en Córdoba
Una mirada a través de la legislación y las visitas  durante el siglo XVII

 
 

                                                                                                       Por Rafael José Moneta

 

Introducción

‘‘y preguntado si el encomendero no le daba de vestir ni le pagaba por su trabajo por qué no se quejaba a las justicias de esta ciudad dixo que de miedo a no alcanzarla, por la poca justicia que acostumbran con los pobres indios’’ (Bernabé, indio del capitán don Lorenzo Alfonso, 1694)(1)
La cita que encabeza este trabajo refleja la situación por la que pasaban los indios de Córdoba a finales del siglo XVII. A pesar de existir un considerable volumen de ordenanzas y cédulas reales destinadas a regular las relaciones entre los encomenderos y la mano de obra que les había sido asignada, veremos que el incumplimiento de dicha normativa era moneda corriente en este espacio considerado marginal dentro del Imperio Español de ultramar.
A partir del análisis de la legislación emitida por las autoridades españolas desde los comienzos mismos de la empresa colonial, podremos formarnos una idea respecto de las condiciones de vida de los pueblos originarios, considerando que las leyes son producto del intento de dar solución a los problemas que se presentan dentro de una sociedad.
Partiendo desde allí, este trabajo estará dividido en dos partes fundamentales. En primer lugar, haremos un recorrido cronológico de la legislación colonial desde los comienzos de la conquista referida especialmente a la protección de los indios pretendida por la corona española. Nos detendremos especialmente en el corpus de ordenanzas producto de la visita del oidor Francisco de Alfaro al Tucumán, Cuyo, Buenos Aires y Asunción del Paraguay entre 1610 y 1612. Este sirvió para darle uniformidad a la normativa existente desde principios del siglo XVI, hecho que se concretó en 1680 con la llamada Recopilación de las leyes de los Reinos de Indias.
Una vez finalizado este recorrido, y teniendo ya un panorama del sistema legal vigente ya bien entrado el siglo XVII, pasaremos a la segunda parte de este trabajo.
A partir de la selección de algunos casos extraídos de la visita a las encomiendas de indios de Córdoba, llevada a cabo por Antonio Martines Luxán de Vargas entre 1692 y 1693, podremos comprobar cómo, a pesar de los intentos por corregir los abusos de los encomenderos y el incumplimiento de las leyes vigentes, la situación de los indios no sólo no había mejorado, sino que en muchos casos había empeorado.
Dentro de la gran variedad de aspectos que las autoridades españolas pretendían regular con su intervención, haremos hincapié en los que consideramos más importantes, de acuerdo a su reiterada aparición a lo largo del periodo que nos ocupa. Estos son: la cuestión del servicio personal, la enseñanza de la doctrina católica y el acceso a una capilla, la existencia de los llamados pueblos de indios o reducciones, la violación de los límites de edad  respecto al trabajo y el problema de la saca de indios.
Llevada a cabo esta tarea habremos dado cuenta de las condiciones de vida de los indios de Córdoba durante el siglo XVII.

La legislación colonial hasta la visita de Francisco de Alfaro
‘‘A legislaçao colonial, na realidade, o que procura é disciplinar as relaçoes concretas, políticas e sobretudo, económicas. Para o que temos em vista, contudo, neste momento de nossa análise, que é o primeiro para definir o sentido da colonizaçao européia […], sobreleva a importancia das normas legais, pois nelas se cristalizam os objetivos da empresa colonizadora, aquilo que se visava com a colonizaçao’’(2)
Para el momento de la fundación de Córdoba por Jerónimo Luis de Cabrera en 1573 ya se contaba con algunas reglamentaciones reguladoras de la conquista en general y para el tratamiento de los indios en particular.
La reina Isabel de Castilla dejó establecido en su testamento su deseo de que los naturales de América fueran bien tratados, porque la finalidad de la conquista consistía precisamente en incorporarlos a la grey católica.(3) Poco después, en 1512 fueron sancionadas las leyes de Burgos, que prohibían la esclavitud indígena.  En el mismo sentido se manifestó en 1537 la Iglesia Católica.
Con la consolidación de la encomienda, comenzaron las quejas contra la explotación desmedida de los indios afectados al trabajo en ellas.
Entre las obligaciones más importantes de los encomenderos estaban la enseñanza religiosa  de los nativos por medio de la contratación de sacerdotes, el cuidado de su salud y garantizarles sus medios de subsistencia.
Como veremos, los beneficiarios de las encomiendas cordobesas se mantuvieron en gran medida al margen de las reglas dictadas por la Corona.
Siguiendo el recorrido de las reglamentaciones tempranas, nos encontramos con las Nuevas Leyes de 1542-43, producto de la campaña encabezada por fray Bartolomé de las Casas. Con ellas se ratificaron las normas relativas al buen trato de los indígenas, aunque no se logró abolir totalmente el sistema de encomiendas.
La intención de la Corona de limitar el poder de los encomenderos para evitar la reproducción en América del régimen señorial metropolitano llevó a la creación del cargo de Protector de Indios. Su deber era impartir justicia y defender a los indios ante posibles disputas.
El 1º de enero de 1597, el gobernador Juan Ramírez de Velazco ordenó organizar a los indios en pueblos o reducciones para facilitar su enseñanza. Además, prohibió el castigo y la utilización de indias en el servicio doméstico. Por otra parte, se dispuso la creación de un alcalde de sacas en cada ciudad, para tomar cuenta de los indígenas que eran enviados a otras jurisdicciones y exigir su retorno. (4)      
Respecto de la cuestión del servicio personal, este fue prohibido por Real Cédula del 22 de febrero de 1549.
También representantes del clero americano tuvieron participación en la cruzada contra el servicio personal.  Entre otros, podemos citar al Obispo de Tucumán, el franciscano Hernando Trejo y Sanabria y al padre jesuita Diego de Torres.
Finalmente en 1610 fue designado como visitador a Francisco de Alfaro.

La visita de Alfaro y la sanción de las Ordenanzas de 1612 para la gobernación del Tucumán, Rio de la Plata y Paraguay.
En cumplimiento de la orden impartida directamente por la Corona, el presidente de la Audiencia de Charcas fue encargado de la realización de una visita general a las gobernaciones del Paraguay y del Tucumán. Esta tarea recayó sobre Francisco de Alfaro, que inició su recorrido en 1611.
En las distintas comunicaciones que envió al rey, se veían claramente reflejados los principales problemas que se presentaban y que hemos mencionado anteriormente.
Con la sanción de las ordenanzas (5), confirmadas por Real Cédula del 10 de octubre de 1618, quedaba abolido el servicio personal, la venta y la saca de indios; se ordenaba su reducción en pueblos que debían contar con una capilla. Los españoles, mestizos y negros no podían habitar en ellos, ni los encomenderos tener casa o instalar mayordomos o pobleros.
Más tarde, en 1680, la mayoría de las ordenanzas de Alfaro fueron incluidas en la Recopilación de las leyes de los Reinos de Indias, extendiendo su influencia mas allá de los espacios para los cuales habían sido dictadas.

Contradicciones entre el deber ser y la realidad: la visita de Antonio Martines Luxán de Vargas a las encomiendas de indios de Córdoba (1692-1693).
Ahora pasaremos a comprobar cómo, décadas después de la entrada en vigencia de las Ordenanzas de Alfaro, no se logró poner fin a la precariedad de los indios de Córdoba. Para ello presentaremos algunos testimonios obtenidos por el visitador Antonio Martines Luxán de Vargas a las encomiendas de Córdoba en los años 1692 y 1693.
El procedimiento consistía en un interrogatorio a los indios encomendados. Este constaba de cinco preguntas: si tenían pueblo o reducción, tierras para sembrar y capilla donde oír misa y aprender la doctrina católica; qué cantidad de tributo pagaban al encomendero y en qué especie, o si le servían personalmente; si las indias pagaban tributo o servían personalmente, y en este caso, si se les pagaba por su trabajo y si el encomendero se servía de los muchachos menores de 18 años; si los indios eran bien tratados por sus encomenderos;  si el encomendero había sacado indios del repartimiento para que trabajasen con otras personas.
Después de obtener la declaración de los indios, se procedía a interrogar al encomendero, quien hacia su descargo y esperaba la sentencia definitiva.
Como podemos apreciar en el interrogatorio, los temas que preocupaban a la administración colonial eran los mismos que desde los inicios de la conquista. Una vez más, a través de los autos dictados por Luxán de Vargas, se intento dar solución a estos problemas.
Algunos casos puntuales que ilustran la situación son presentados a continuación.
Bernabé, indio, declaró que:
[…] en quanto al pueblo no lo tienen los yndios de dicha encomienda que están en la estancia del encomendero […] no tienen tierras señaladas ni capilla donde oir misa en lo del encomendero […] dijo que no le ha pagado ningún tributo porque le a estado sirviendo desde que entro en la encomienda.(6)
Anita, india, declaró:
[…] no recibió juramento por no hallarla capas del ni saber la dotrina christiana ni quatro oraciones. […] Dixo que las dos indias no sirven al encomendero en nada de lo referido que esta que declara a estado en servicio del dicho encomendero y de su mujer […] Y en lo tocante a la misa y dotrina christiana dijo que en la estancia no ay capilla.(8)
Pablo, indio, declaró:
[…]que tiene pueblo que se llama Guamacha aunque este declarante no asiste en el por estar en la estancia del encomendero con otros dos indios  nombrados Juan y Domingo y no tienen capilla en el dicho su pueblo ni misa aunque en lo del encomendero la ay = Dijo que no saben de tributo y que el encomendero no se lo cobra en plata sino en servicio personal[…]Dijo que a este declarante le dio agora un año muchos golpes en la cara y lo derribo en suelo de los cabellos y queriendo darle despoladas se levanto como pudo.(9)
Así podríamos seguir largamente describiendo la situación a partir de estos valiosos testimonios.

Conclusión
Hemos abordado el problema de la aplicación de la legislación colonial referente a las relaciones entre encomenderos e indios. Haciendo uso de bibliografía escrita sobre el tema a lo largo de los años, que a su vez nos aportó una riquísima documentación primaria, pudimos dar cuenta de la situación por la que atravesaban los pueblos originarios puestos bajo dominio español en un espacio específico, Córdoba, en un periodo en particular, el siglo XVII.
Como vimos, nunca se logró poner fin a las anomalías presentes en las encomiendas. Los testimonios analizados dan cuenta de esta situación. No fue sino hasta su definitiva supresión por la Junta Grande en 1811 cuando llegó a su fin el sistema del que hemos venido hablando aquí. Para ese momento ya eran pocas las encomiendas que quedaban en territorio argentino.

Bibliografía
Bixio, Beatriz (Directora) ‘‘Visita a las encomiendas de Indios de Córdoba 1692-1693. Transcripción y estudios sobre la visita de Antonio Martines Luxan de Vargas’’, Centro de Estudios Históricos ‘‘Prof. Carlos A. Segreti’’, 2009, Dos Tomos.
Doucet, Gastón. ‘‘Comisiones para un visitador. El Marques de Montesclaros y la visita de don Francisco de Alfaro a las gobernaciones de Tucumán y Paraguay’’, AEA Tomo XXXIV, 1977.
        ‘‘Introducción al estudio de la visita del oidor don Antonio Martines Luxan de Vargas a las encomiendas de indios del Tucumán’’, Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana, Facultad de Filosofía y Letras, Tomo XII, Nº 26, Bs.As, 1988.
Faberman, Judith. Interpretaciones. Revista de Historiografía Argentina. Numero 1. Segundo semestre de 2006. Ensayo bibliográfico sobre el libro de Isabel Castro Olañeta, Transformaciones y continuidades de sociedades indígenas en el sistema colonial. El pueblo de indios de Qulino a principios del siglo XVII. Córdoba, Alción Editora, 2006, 210 págs.
González Navarro, Constanza. ‘‘La incorporación de los indios desnaturalizados del valle Calchaquí y de la región del Chaco a la jurisdicción de Córdoba del Tucumán. Una mirada desde la Visita del oidor Antonio Martines Luxan de Vargas (1692-93) ’’.
         ‘‘Encomiendas vacantes, solicitudes y confirmaciones de nuevas mercedes en la Gobernación del Tucumán (Siglo XVII). Xº Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Rosario, 21,22 y 23 de septiembre de 2005. Facultad de Humanidades y Artes. Universidad Nacional de Rosario.
Nováis, Fernando Antonio. ‘‘Portugal e Brasil na crise do sistema colonial (1777-1808) ’’. São Paulo: Hucitec, 1979.
Piana de Cuestas, Josefina. ‘‘Los indígenas de Córdoba bajo el régimen colonial (1570-1620)’’, Córdoba, 1992
Segreti, Carlos A., ‘‘Contribución al estudio de la condición del aborigen en Córdoba de la Nueva Andalucía hasta las ordenanzas del visitador Francisco de Alfaro’’, Investigaciones y Ensayos, Nº 19, A.N.H, Julio-Diciembre, 1975
Zorraquin Becu, Ricardo. ‘‘Las Ordenanzas de Alfaro y la Recopilación de 1680’’. Revista del Instituto de Historia del Derecho Ricardo Levene, Universidad de Buenos Aires, v 16, 1973-74
Zuretti, Juan Carlos. ‘‘Un precursor de los derechos humanos en el Tucumán del siglo XVI: el padre Diego de Torres Bollo S.J’’ Teología: revista de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica Argentina, ISSN 0328-1396, Nº. 57, 1991 , págs. 13-22. http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2492059

 

 

(1) Beatriz Bixio (Directora) ‘‘Visita a las encomiendas de Indios de Córdoba 1692-1693. Transcripción y estudios sobre la visita de Antonio Martines Luxan de Vargas’’, Centro de Estudios Históricos ‘’Prof. Carlos A. Segreti’’, 2009, Tomo II, pág. 20.

(2) Novais, Fernando Antonio. Portugal e Brasil na crise do sistema colonial (1777-1808). São Paulo: Hucitec, 1979, Cap. II, pág. 58

(3) Zorraquin Becu, Ricardo. ‘‘Las Ordenanzas de Alfaro y la Recopilación de 1680’’. Revista del Instituto de Historia del Derecho Ricardo Levene, Universidad de Buenos Aires, v 16, 1973-74, pág. 170.

(4) Ibíd., pág. 179.

(5) Ibíd., pp. 186-188

(6) Beatriz Bixio (Directora) ‘‘Visita a las encomiendas de Indios de Córdoba 1692-1693. Transcripción y estudios sobre la visita de Antonio Martines Luxan de Vargas’’, Centro de Estudios Históricos ‘’Prof. Carlos A. Segreti’’, 2009, Tomo II, pág. 20

(7) Ibíd., pág. 22

(8) Ibíd., pág. 34

 

         
Asociación de Amigos del Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires "Dr. Ricardo Levene"
Calle 49 Nº 588 piso 2º - CP 1900 La Plata - Buenos Aires - Argentina
TE (54) - (221) 4824925 int. 103 / e-mail: amigoslevene@argentina.com