Colaboraciones

 


























Origen de los pueblos bonaerenses
Baradero y Quilmes: de reducciones a ciudades

 
 

En tiempos coloniales, las autoridades españolas consideraron el establecimiento de reducciones o pueblos de indios, es decir, de asentamientos aborígenes a los que se les asignaba una superficie de tierra para labranza y pastoreo. Las reducciones tenían un órgano de gobierno propio, el cabildo indígena –cuyos miembros eran elegidos anualmente a la manera de los cabildos españoles-, de un curato (parroquia) con su iglesia y cura doctrinero propio, en tanto que estaba prohibido en ellas la permanencia de españoles, mestizos o negros. Junto con la reducción, los indios formaban una encomienda real –también las había particulares-, es decir que eran encomendados al rey con el fin de que se procurase su “civilización” y de que fueran instruidos en la fe católica. Además, se les imponía a los aborígenes la exigencia de tributar a favor del encomendero y la obligación de un servicio personal durante cierto tiempo del año. Las actuales ciudades de Baradero y Quilmes constituyen las dos únicas poblaciones de la provincia originadas en una reducción indígena, pese a que se establecieron varias de estas últimas en territorio bonaerense.

En el año 1615, el gobernador de Buenos Aires, Hernando Arias de Saavedra –Hernadarias-, fundó la reducción que habría de determinar la formación del pueblo de Baradero, integrándola con indios chaná y mbiguay de las islas del Delta del Paraná. Se le asignó a la misma el nombre de Santiago de Baradero. La primera parte de la designación se explica por el santo, Santiago Apóstol, en tanto que la segunda –según el argumento que ha resistido el paso del tiempo- se debió a la circunstancia de existir en la costa, junto al sitio en fue establecido, un varadero “o sitio apropósito para desembarcar en la playa o costa varando la embarcación sin riesgo de avería”. La costumbre impuso la “b” labial en lugar de la “v” corta.
En 1616 arribó a la reducción el misionero franciscano Fray Luis de Bolaños, quien se ocupó del adoctrinamiento cristiano de los aborígenes, edificando la primera iglesia. El sucesor de Hernandarias, Diego de Góngora, visitó el lugar en 1619 y constató lo que sigue: “En la reducción de Santiago del Varadero, el más antiguo cacique es don Bartholomé, de nación guaraní. Se empadronaron 63 indios cristianos, 11 infieles, 58 indias cristianas, 7 infieles, 58 muchachos y muchachas de la edad referida. Bautizados los más de ellos. Son todos 197”. Con el paso del tiempo esta población aumentó gracias al aporte de españoles y mestizos, pese a la disminución de los aborígenes originarios.
En 1780 se creó el curato de Baradero y en 1784 el partido del mismo nombre, instituyéndose la Alcaldía de Hermandad. El primer alcalde nombrado se llamó Justo Sosa.

La reducción origen de la actual ciudad de Quilmes fue fundada en 1666 por el gobernador de Buenos Aires, José Martínez de Salazar, con indios oriundos de los valles calchaquíes –en las actuales provincias de Catamarca, Tucumán y Salta- que acababan de ser sometidos. Dichos indios arribaron a Buenos Aires en un total de casi 200 familias y de inmediato constituyeron la reducción que se denominó de la Cruz de los Quilmes.  El primer término por su titular, o sea Exaltación de la Cruz, y el segundo por la nacionalidad de los componentes. El pueblo fue definitivamente integrado en 1667 al sumársele otras familias calchaquíes, en su mayoría de parcialidad acalian, también sometidas y traídas desde allí.
Se ha adelantado que por ser encomienda real debían los aborígenes tributar para el rey. Según la historiadora Guillermina Sors, “la encomienda de los Quilmes ejemplificó la práctica del régimen de las mitas –una modalidad de trabajo forzado-y los vicios que esa práctica originó”, atento a que los abusos que se cometieron entre aquellos fueron “innumerables y de diverso carácter”.
En 1780, se constituyó el curato “de los Quilmes”, que años después se convirtió en partido, siendo designado como primer alcalde de hermandad para su gobierno Martín Gómez en 1785. La reducción de los quilmes vivió en continua decadencia, a tal punto que hacia fines del siglo XVIII estaba constituida por unas pocas familias indígenas descendientes de las fundadoras, a la que se le habían agregado algunos mestizos y españoles, previa aceptación de las autoridades. En efecto, la población había disminuido de los más de 1.000 habitantes en el momento de su fundación a 455 en 1680, 237 en 1717, 148 en 1773 y 216 en 1812. Ese año, por decreto del 14 de agosto emitido por el Triunvirato, la reducción fue extinguida, declarándose libre su acceso y permanencia en el pueblo a toda clase de persona, a la vez que sus tierras pasaron a ser propiedad del Estado.

Dr. Claudio Panella
Director del Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires

         
Asociación de Amigos del Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires "Dr. Ricardo Levene"
Calle 49 Nº 588 piso 2º - CP 1900 La Plata - Buenos Aires - Argentina
TE (54) - (221) 4824925 int. 103 / e-mail: amigoslevene@argentina.com